Los depósitos de agua limpios y en buen estado contribuyen a bajar el gasto en salud ya que se desencadena mucho menos enfermedades  que con las cisternas  y tinacos sucios.